Inicio / Destacamos / Mostra Viva 2015

Mostra Viva 2015

Entrevista con Alessandro Fricano Gagliardo

802730   Una magnífica oferta ya desvelaba las claves de la programación, que ha concretado prácticamente el ciento por ciento de las actividades previstas: música, literatura, poesía, cine, circo. Mediterráneo al completo, de Grecia a los países árabes, de los documentales de TCM a la Margot, los niños de la escuela de Albaida, la alcaldesa aragonesa de la Repùblica, los héroes del Stanbrook o las fosas y fusilamientos de Paterna. De Fernando Bovaira o Carmen Amoraga a Fernando Méndez Leite, Antonio Lozano, Sergi Pitarch, el sordo Alejandro Figueras y sus reivindicaciones, Luis Eduardo Aute, Paco Muñoz, Juli Mira, etc. Y, sobre todo, Ovidi Montllor, todavía de vacaciones, veinte años después de su desaparición, homenajeado por su hija, sus amigos profesionales o no, cineastas como Julián Esteban o Vicente Tamarit.

   Todo comenzó precisamente con Ovidi, con el largometraje documental de Vicente Tamarit, producido por Carlos Miralles y protagonizado por Rosana Pastor y Eduard Fernández, un trabajo que no acaba de definir sus líneas (la ficción y el documental, el guión y la dirección, etc.) pero que contiene unas declaraciones y unos testimonios, unas presencias y unos recuerdos (Ovidi, Quico Pi de la Serra, Benet i Jornet, Canal Nou, la transición, Toti Soler, etc.) que convierten el resultado en una memorable aproximación a una personalidad inolvidable.

   Pero de todas las referencias y enseñanzas, impresiones y sensaciones que puedan extraerse de estas jornadas de exaltación ciudadana mediterránea, nada mejor que las declaraciones de un joven actor italiano, Alessandro Fricano Gagliardo, nacido en Sicilia, en el mismo pueblo que ‘Peppuccio’ Tornatore, formado en escuelas oficiales de Valencia y de Londres, que vino a presentar en calidad de actor protagonista su primer largometraje, Libera me, de Piero De Luca y Max Aiello, con Fabiola Rigano en el papel principal, una película de muy bajo presupuesto y desiguales resultados que, no obstante, dejó muy buen sabor de boca en los asistentes a la proyección, que era la primera vez que lo hacía en España y que venía avalada por la participación y premios en diversos festivales internacionales, como por ejemplo Los Ángeles (California).

   Regresar a Valencia, donde estudiaste, reencontrarte con amigos, profesores y compañeros y presentar tu largometraje como actor, debe de haber sido una gran satisfacción para ti… 

   En efecto, ha sido emocionante y una satisfacción enorme, pero sobre todo porque he descubierto buena parte de lo que representa Mostra Viva y de lo que aspira a representar. He visto la música, el teatro, el cine, de un Mediterráneo que tiene similares raíces en Sicilia, en Italia, en Grecia, en los países árabes ribereños, en parte de la antigua Yugoslavia, en Francia, un mar de cultura que tiene contactos con el Parlamento europeo y por el que apuestan decididamente un puñado de ciudadanos valencianos, pero también las autoridades. Con más dinero, más apoyo y más tiempo, Mostra Viva dará mucho que hablar.

   Entre los actos en los que participaste hay dos que destacan especialmente. Uno es la mesa redonda sobre la mujer, el cine, los premios Lux; el otro, es la presentación del film Libera me en la sala Octubre CCC.

   En todas las ocasiones he constatado unas enormes ansias de participación y de reivindicación de los valores más imprescindibles de nuestra realidad, la particular y la colectiva. Mujeres como Giovanna Ribes, Rosana Pastor, Isabel De Ocampo, Mercedes Gaspar, Bebé Pérez, Joana Chilet, Mayte Ibáñez, etc., supieron dejar claras esas necesidades y urgencias. Mi maestra Lola López, de La Hongaresa, aportó la anécdota y la definición de su hijo sobre las películas grises. Quedó muy claro que el cine, el audiovisual, tiene que pasar por la escuela y que cuanto más se frecuenten las salas y las películas difíciles de encontrar –con menos medios, con menos promoción, con más compromiso estético y social-, más se abrirán los sentidos y las esperanzas, más calará la cultura, que en el fondo es la libertad. Y Libera me quiere ser un ejemplo de este tipo. Después de una charla así, presentar el estreno de mi película fue un estupendo complemento, un coherente modo de aportar –de un lado y de otro- esa imprescindible participación.

   Era la primera vez que la película se proyectaba en España. ¿Crees que es posible su distribución?

   Como sucede a menudo en Italia, y más todavía en Sicilia, y todavía más en los pueblos y pequeñas poblaciones, muchas películas no alcanzan las salas. Pero creo que después de esta presentación, con subtítulos en castellano, las copias pueden llegar a ser presentadas en muchas poblaciones españolas, en espacios alternativos, entre espectadores menos inclinados a la vulgaridad del consumo, al modelo impuesto por las clases dirigentes. Creo que a partir de las carencias y aportaciones de una película como Libera me (que habla de violencia de género, de libertad a las mujeres y amor a la vida, mezclando psicodrama y rasgos de thriller, en un espacio mediterráneo asombroso) se puede desarrollar una sesión y un coloquio mucho más productivo que con otras películas más promocionadas. La pelota, ahora, está en el tejado de las distribuidoras y opciones ciudadanas de este país, que creo que no deben dar la espalda a un producto tan decididamente mediterráneo.

Antonio Llorens

Acerca de Antonio Lloréns

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top